Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/9/2020
SIETES contiene 93097 citas

 
Ref. ID 98793
 
Tweet
Williams B. Treating hypertension in patients with diabetes: when to stard and how low to go?
Journal of the American Medical Association (JAMA)
10 de febrero 2015
Volumen 313 página(s) 573-4

La asociación entre hipertensión arterial y diabetes de tipo 2 parece clara. Los resultados de los estudios epidemiológicos indican que los pacientes con diabetes tienen una mayor prevalencia de hipertensión. Además, la presencia de hipertensión arterial aumenta el riesgo de complicaciones macro y microvasculares de la diabetes. Ambos procesos se encuentran asociados a un aumento del riesgo cardiovascular. Por lo tanto, parece claro que disminuir la hipertensión arterial disminuirá de manera paralela, la morbididad asociada a la diabetes. Por ello, las guías recomendaron rápidamente, un control, más estricto de la HTA en pacientes diabéticos frente a los no diabéticos.

Posteriormente, los resultados del ensayo ACCORD avivaron la polémica al mostrar que reducciones más intensas de las cifras de presión arterial no se asociaban a una reducción de la morbididad cardiovascular. Estos resultados provocaron que se replanteara el objetivo tensional en estos pacientes. Análisis posteriores, sin embargo, matizaron estos resultados al mostrar que reducciones intensivas se asociaban a una reducción del riesgo de AVC en alrededor de un 40% y de nefropatía, no se obsevaba una disminución de las otras variables clínicas de riesgo cardiovascular.

Los resultados del estudio que acompaña este editorial resultan claros y oportunos. Se trata del análisis más detallado sobre la asociación entre la reducción de la presión arterial y las complicaciones macro y microvasculares en diabetis de tipo 2, a partir de una serie de ensayos clínicos con un total de de 100.000 pacientes. Muestran que reducciones de 10 mmHg se asociaron a una disminución de la mortalidad y morbididad cardiovasculares por lo que refuerzan la recomendación de reducir la presión arterial en estos pacientes hasta 130 o incluso por debajo considerando que en los ajustes a cifras de 120 mmHg se observó una reducción del riesgo de AVC y nefropatía. Todo ello es coherente con las recomendaciones actuales.
Citas relacionadas Citas relacionadas 98794