Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/9/2020
SIETES contiene 93096 citas

 
Ref. ID 98725
 
Tweet
Serruys PW, Chevalier B, Dudek D, Cequier A, Carrié D, Iniguez A, Dominici M, van der Schaaf RJ, Haude M, Wasungu L, Veldhof S, Peng L, Staehr P, Grundeken MJ, Ishibashi Y, Garcia-Garcia HM, Onuma Y. A bioresorbable everolimus-eluting scaffold versus a metallic everolimus-eluting stent for ischaemic heart disease caused by de-novo native coronary artery lesions (ABSORB II): an interim 1-year analysis of clinical and procedural secondary outcomes from a randomised controlled trial
The Lancet (Lancet)
3 de enero 2015
Volumen 385 página(s) 43-54

OBJETIVO: Comparar los resultados de un stent reabsorbible y uno metálico liberadores de everolimus en el tratamiento de lesiones coronarias.

MÉTODOS: Se diseñó un ensayo multicéntrico, aleatorizado, enmascarado a ciego simple y controlado con comparador activo, en que se incluyeron pacientes de 18-85 años afectos de cardiopatía isquémica estable, con 1-2 lesiones coronarias de nueva aparición y susceptibles de revascularización. Se les aleatorizó 2:1 a recibir un stent reabsorbible o uno metálico liberador de everolimus en 1 o 2 lesiones aptas para dicho tratamiento. Se hicieron controles a los 1, 6 y 12 meses. Las variables primarias eran aspectos relacionados con el resultado del procedimiento, valorados mediante angiografía, a los 3 años; en este artículo se ofrecen resultados de variables secundarias entre las que destacan los resultados del procedimiento (éxito en la implantación y éxito sin complicaciones intrahospitalarias) y un análisis intermedio de variables clínicas que combinan muerte, infarto agudo de miocardio y revascularización miocárdica.

RESULTADOS: Entre Noviembre de 2011 y Junio de 2013 se incluyeron 501 pacientes, a 335 (con un total de 361 lesiones) de los cuales se les implantaron stents reabsorbibles y a 166 (182 lesiones en total), metálicos. Todos los procedimientos fueron exitosos y no se apreciaron diferencias en el número de pacientes que no presentaron complicaciones tras los mismos (322/365 vs. 164/166, p=0.16). Al año, la variable combinada formada por muerte infarto agudo de miocardio y revascularización miocárdica se observó en 24 de los pacientes a los que se implantaron stents reabsorbibles y en 15 a los que se les implantaron metálicos (7% vs. 9%, p=0,47). Tampoco se apreciaron diferencias en la presencia de angina: en ambos grupos, únicamente el 29% de los pacientes no habían presentado angina en el mes anterior al procedimiento, mientras que en la evaluación al año, este valor aumentó al 74%. Tres pacientes a los que se colocaron stents reabsorbibles (y ninguno de aquellos a los que se les colocó metálico) presentaron trombosis del mismo. La proporción de acontecimientos adversos cardíacos fue similar en ambos grupos (5% con los stents reabsorbibles vs. 3% con los metálicos, siendo más frecuente el infarto agudo de miocardio entre los portadores de stent reabsorbible [4% vs. 1%] y menos la necesidad de revascularización [1% vs. 2%]).

CONCLUSIONES: Los autores concluyen que, en las variables analizadas, los stents temporal y permanente liberadores de everolimus mostraron resultados similares al cabo de 1 año.