Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 3/12/2020
SIETES contiene 93177 citas

 
Ref. ID 94088
 
Tweet
Spitzer M, Basaria S, Travison TG, Davda MN, Paley A, Cohen B, Mazer MA, Knapp PE, Hanka S, Lakshman KM, Ulloor J, Zhang A, Orwoll K, Eder R, Collins L, Mohammed N, Rosen RC, DeRogatis L, Shasin S. Effect of testosterone replacement on response to sildenafil citrate in men with erectible dysfunction: a parallel, randomized trial
Annals of Internal Medicine (Ann Intern Med)
20 de noviembre 2012
Volumen 157 nº 10 página(s) 681-91

Los resultados de este ensayo clínico indican que la adición de testosterona al sildenafilo no parece mejorar la función eréctil en hombres con niveles bajos de testosterona.

Ensayo clínico registrado en Clinicaltrials.gov con el nº NCT00512707.

Durante un período de incorporación (“run in”) de 3 a 7 semanas, 140 hombres de 40 a 70 años de edad con disfunción eréctil (puntuación de 25 puntos o menos en una escala de función eréctil) y niveles bajos de testosterona [<11,45 nmol/L (<300 ng/dL) de testosterona total, o bien menos de 173,35 pmol/L (<50 pg/mL) de testosterona libre] recibieron sildenafilo a dosis individualizadas. A continuación fueron aleatorizados a gel de testosterona transdérmica o gel de placebo durante 14 semanas. Se incluyó a todos los participantes en el análisis principal, a pesar de que 10 participantes del grupo testosterona y 12 del placebo no terminaron el estudio.

El tratamiento con sildenafilo dio lugar en ambos grupos a una mejoría de la función eréctil [de 7,7 puntos (IC95%, 6,5-8,8) por término medio]. No obstante, tras la adición de la testosterona no se registraron diferencias significativas entre los dos grupos en ninguna medida de función sexual [diferencia de 2,2 (IC95%, -0,8 a 5,1); p=0,150]. Los autores especulan que el sildenafilo podría haber dado lugar a un aumento suficiente de los niveles de testosterona, de modo que la testosterona adicional no tendría efecto. Los autores reconocen que no examinaron el efecto de la testosterona sola, y concluyen que estos resultados no apoyan la adición de testosterona para mejorar la respuesta eréctil a los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 en hombres con disfunción eréctil y niveles bajos de testosterona, una actuación que se ha convertido en habitual en la práctica clínica.