Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/9/2020
SIETES contiene 93097 citas

 
Ref. ID 93831
 
Tweet
Bangalore S, Steg G, Deedwania P, Crowley K, Eagle KA, Goto S, Ohman EM, Cannon CP, Smith SC, Zeymer U, Hoffman EB, Messerli FH, Bhatt DL, for the REACH Registry Investigators. ß-blocker use and clinical outcomes in stable outpatients with and without coronary artery disease
Journal of the American Medical Association (JAMA)
3 de octubre 2012
Volumen 308 nº 13 página(s) 1340-9

La eficacia de los bloqueadores ß-adrenérgicos ((BßA) tras un primer infarto de miocardio (IAM) para prevenir un segundo IAM fue demostrada en grandes ensayos clínicos, también en pacientes de alto riesgo sin enfermedad cardiovascular manifiesta. Sin embargo, los resultados de este estudio observacional ponen en duda su eficacia para pacientes con cardiopatía isquémica (CI) estable.

Con el fin de evaluar la efectividad de estos fármacos en la prevención de CI en contextos diferentes de la insuficiencia cardíaca (ICC) o la prevención secundaria tras un IAM, en el presente estudio se aplicó emparejamiento por puntuaciones de propensión para comparar los resultados con o sin BßA en alrededor de 22.000 participantes en el registro REACH (Reduction of Atherothrombosis for Continued Health), con antecedente de IAM, CI sin IAM, o solamente con factores de riesgo de CI.

De los 44.708 pacientes, 21.860 fueron incluidos en el análisis emparejado por puntuaciones de propensión. Tras un seguimiento mediano de 44 meses, el riesgo de muerte cardiovascular, IAM o ictus no mostró diferencia significativa entre los que recibían BßA y los que no los recibían. Ni siquiera se observaron diferencias significativas en los pacientes con antecedente de IAM [489 (16,93%) comparado con 532 (18,60%), respectivamente; HR=0,90 (IC95%, 0,79-1,03); p=0,14]. En la cohorte de CI sin IAM tampoco se apreciaron diferencias entre tratados y no tratados.

En el grupo de riesgo elevado pero sin enfermedad manifiesta, el riesgo de la variable secundaria (la principal, compuesta de muerte cardiovascular + IAM no mortal + ictus no mortal, más tasa de ingreso hospitalario por acontecimiento aterotrombótico o para procedimiento de revascularización) fue significativamente más alto (18% en términos relativos) entre los que recibían BßA (14%), comparados con los que no los recibían (12%).

Solamente en los pacientes con IAM reciente (hasta un año antes), el uso de bloqueadores ß-adrenérgicos se asoció a una menor incidencia de la variable secundaria [OR=0,77 (IC95%, 0,64-0,92)].

Sólo en los pacientes con antecedente reciente de IAM (en el año anterior), los BßA se asociaron a una reducción significativa del riesgo de morbimortalidad coronaria, incluidos el ingreso hospitalario por patología aterotrombótica y la revascularización [OR=0,77 (IC95%, 0,64-0,92)].

Los autores indican que estos resultados son consistentes con las recientes modificaciones de las guías de práctica clínica para la prevención secundaria de la CI, que otorgan una categoría de clase I (mejores pruebas de eficacia) solamente al uso de los BßA durante un corto período de tiempo tras un IAM.

[Un comentarista de JW recuerda que este estudio no tiene solidez suficiente para desmentir los resultados de los ensayos clínicos, pero también indica que recientemente no se han publicado ensayos clínicos sobre BßA. Además, a pesar de que los autores subrayan la falta de asociación entre exposición a BßA y menor riesgo cardiovascular, sus resultados confirman un efecto beneficioso en pacientes con IAM reciente. Estos resultados están en la misma línea que las recientes guías que recomiendan fuertemente los BßA solamente para la ICC y para ser utilizados durante un corto período tras un IAM, pero no para la prevención en pacientes con cardiopatía isquémica crónica.]