Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 93151
 
Tweet
Anónimo. Weight loss does not lower heart disease risk from type 2 diabetes
NIH NEWS - National Institute of Health (NIH NEWS - National Institute of Health)
19 de octubre 2012
página(s) 1

El NIH informa que ha detenido un ensayo clínico promovido por el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), sobre una intervención intensiva para modificar estilos de vida en pacientes con diabetes de tipo 2. La intervención dio lugar a una pérdida de peso más acusada, pero no redujo la morbimortalidad cardiovascular.

El ensayo clínico multicéntrico (16 centros en Estados Unidos) denominado Look AHEAD (Action for Health in Diabetes) examinó si una intervención sobre estilo de vida que da lugar a reducción del peso reduciría también la incidencia de cardiopatía isquémica y de ictus, así como la mortalidad cardiovascular en pacientes con diabetes de tipo 2 y sobrepeso.

5.145 pacientes de 45 a 76 años al inicio (60% mujeres) con diabetes y sobrepeso fueron aleatorizados a dieta y ejercicio intensivos o educación general sobre la diabetes. A pesar de que los aleatorizados a la intervención perdieron más peso que los del grupo control (5% comparado con 1%), esta diferencia no se tradujo en una reducción de la morbimortalidad cardiovascular al cabo de 11 años de seguimiento.

A pesar de que la intervención no redujo la morbimortalidad cardiovascular, sí que dio lugar a otros importantes efectos beneficiosos: disminución de la incidencia de apnea del sueño, menor necesidad de medicación hipoglucemiante, mayor movilidad física y mejor calidad de vida. Además, la morbimortalidad cardiovascular fue baja en ambos grupos.

Presión arterial, colesterol y glucemia no mostraron diferencias entre los grupos, pero los pacientes del grupo de intervención utilizaron menos medicamentos. La investigadora principal declaró a Times que esta sería precisamente la opción que pretenden demostrar: “se pueden tomar más medicamentos –y más medicamentos caros– o bien optar por modificar el estilo de vida y usar menos medicamentos, de modo que ambas opciones determinan el mismo riesgo cardiovascular”.

Quizá se trate del primer ensayo clínico con número elevado de participantes y larga duración del seguimiento en el que se registra un favorable mantenimiento de la pérdida de peso. Al cabo de un año la reducción media de peso fue 8% en el grupo de intervención, y al cabo de 11 años fue casi de 5%, un porcentaje que se considera tiene efecto favorable sobre la salud.

En septiembre de 2012 se detuvo el ensayo a propuesta de su comité de seguimiento de resultados y seguridad, el cual consideró que la intervención evaluada no tiene efectos indeseados, pero no disminuyó la morbimortalidad cardiovascular; además, consideró que era improbable encontrar alguna diferencia de morbimortalidad cardiovascular si se proseguía el ensayo, pero recomendó proseguir el seguimiento de los pacientes, con el fin de identificar un posible efecto a largo plazo de la intervención.