Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/6/2019
SIETES contiene 92758 citas

 
Ref. ID 82325
 
Tweet
Simon G. Antidepressants and suicide
British Medical Journal (BMJ)
8 de marzo 2008
Volumen 336 página(s) 515-6

Se comentan los estudios de Biddle et al-82325 y Wheeler et al-82326 sobre modificaciones en los patrones de uso de antidepresivos y modificaciones de la incidencia de suicidio.

La controversia sobre esta cuestión comenzó en 2003, cuando los reanálisis de los resultados de ensayos clínicos publicados y no publicados sobre antidepresivos ISRS en el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes mostraron que la ideación y comportamiento suicida tenía una prevalencia de 4% entre los aleatorizados a antidepresivo, comparado con 2% entre los aleatorizados a placebo. Dado que el intento de suicidio con resultado de muerte es raro, no se puede medir su riesgo en un ensayo clínico. Los resultados de los metanálisis no aclararon la cuestión del suicidio con muerte.

Por lo tanto, el análisis de esta cuestión necesita grandes poblaciones. Sin embargo, cuanto mayor es la población de base de un estudio, menor es la posibilidad de controlar los sesgos y posibles factores de confusión. En particular, si se comparan usuarios de antidepresivos con no usuarios de antidepresivos, es muy probable que se halle una asociación entre uso de estos fármacos y riesgo de suicidio, aunque esto no implica que la relación sea de causalidad, pues son precisamente las personas con más ideación suicida las que tienen mayor probabilidad de recibir tratamiento con antidepresivos (sesgo de selección).

Se revisan los estudios publicados recientemente en los que se examina el riesgo de suicidio en relación con el uso de antidepresivos. Se trata de estudios ecológicos, en los que se examinan las tasas de suicidio y la magnitud del consumo de antidepresivos en diferentes regiones, o bien se examinan las tasas de suicidio en diferentes períodos, así como el consumo de antidepresivos en diferentes períodos en una misma región. En Estados Unidos entre 1990 y 2003 aumentó el consumo de antidepresivos y disminuyó la tasa de suicidios en niños y adolescentes; cuando las advertencias sobre la inseguridad de estos fármacos se siguieron de una disminución de su consumo entre 2003 y 2004, la tasa de suicidio en adolescentes en Estados Unidos aumentó por primera vez en una década.

Sin embargo, estudios observacionales más recientes ponen en duda esta asociación entre tasa de suicidio y cambios en la prescripción de antidepresivos. Los datos más recientes de Estados Unidos indican que las tasas de suicidio en adolescentes comenzaron a disminuir otra vez entre 2004 y 2005. Los dos estudios comentados de Biddle et al-82335 y de Wheeler et al-82336 demuestran que en el Reino Unido no existe relación entre las tasas de prescripción de antidepresivos y las tasas de suicidio en adolescentes y adultos jóvenes. Las tasas de suicidio disminuyeron cuando el uso de antidepresivos aumentó ligeramente, pero siguieron disminuyendo cuando el uso de antidepresivos disminuyó de manera abrupta en 2003 y 2004.

En realidad, sería sorprendente que los antidepresivos tuvieran algún efecto, positivo o negativo, sobre el riesgo de suicidio en la población general. En Estados Unidos, sólo la mitad de los adultos y una cuarta parte de los adolescentes con un episodio de depresión grave comienzan tratamiento con un antidepresivo. Alrededor de la mitad de los adultos que inician este tratamiento lo abandonan al cabo de unas semanas. Sólo un 3% de los adolescentes que mueren por suicidio en la ciudad de Nueva York presentaron pruebas de haber tomado antidepresivos.

Se advierte sobre la debilidad de los estudios ecológicos para establecer relaciones de causalidad y sobre la necesaria prudencia en la interpretación de sus resultados.

Lo que sí han dejado claro los resultados de estudios observacionales es que las advertencias sobre uso de antidepresivos en niños y adolescentes publicadas en el Reino Unido y en Estados Unidos redujeron las tasas de prescripción de estos fármacos, sobre todo en adolescentes. Entre 2003 y 2005 el uso de antidepresivos en adolescentes disminuyó en alrededor de 20% en Estados Unidos, 30% en los Países Bajos y 40% en el Reino Unido.
Citas relacionadas Citas relacionadas 82326, 82335, 82336