Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 29/11/2020
SIETES contiene 93175 citas

 
Ref. ID 103566
 
Tweet
Wang Y-H, Wintzell V, Ludvigsson JF, Svanström H, Pasterenak B. Association between proton pump inhibitor use and risk of fracture in children
JAMA Pediatrics (JAMA Pediatrics)
16 de marzo 2020
página(s) 1

Con el fin de conocer si los inhibidores de la bomba de protones (IBP) incrementan el riesgo de fractura también en niños, los autores realizaron un estudio de cohortes en 115.933 menores de 18 años que habían iniciado tratamiento con un IBP, comparados con 115.933 que no iniciaron tal consumo, emparejados por puntuaciones de propensión.

Los datos utilizados fueron los de las bases sanitarias nacionales de Suecia, con datos de 1006 a 2016. El consumo de IBP se asoció a un incremento de riesgo de fractura de 11%. Se exploraron también los riesgos relativos a cinco tipos diferentes de fractura.

El seguimiento fue de una mediana de 2,2 años. Se registraron, respectivamente, 5.354 y 4.568 casos de fractura (20,2 comparado con 18,3 por 1.000 y año [HR=1,11 (IC95%, 1,06-1,15)].

También se registró un aumento del riesgo de fractura de extremidad superior (HR=1,08), de extremidad inferior (HR=1,19) y de otras fracturas (HR=1,51), pero no de fractura craneal (HR=0,93) ni vertebral (HR=1,31).

Los valores de HR de fractura según la duración acumulada del consumo fueron 1,08 para 30 días o menos, 1,14 para 31 a 364 días, y 1,34 para 365 días o más.

Los análisis de sensibilidad no dieron resultados en el mismo sentido y magnitud.

La comparación entre exposición a IBP y exposición a antihistamínicos H2 no dio una diferencia significativa [HR=1,10 (IC95%, 1,06-1,15)]. Los autores advierten que la ausencia de asociación significativa de la exposición a antihistamínicos H2 debe ser interpretada con prudencia, pues podría reflejar factores de confusión residuales, poder estadístico limitado o bien un verdadero efecto de los antihistamínicos H2 sobre el riesgo de fractura.

La asociación entre consumo de IBP en pediatría e incremento del riesgo de fractura había sido investigada anteriormente. En un estudio anidado de casos y controles no se observó asociación. En dos estudios de cohortes, en niños hijos de militares en EEUU, mostraron una asociación significativa entre exposición a IBP en el primer año de vida y riesgo de fractura. Estos estudios ajustaron por un número limitado de variables, y pudieran haber adolecido de la influencia de factores de confusión residuales. Por lo tanto, el presente estudio añade información relevante y de mayor credibilidad que la disponible hasta ahora.

Los autores comentan que el mecanismo del incremento del riesgo de fractura asociado a los IBP no es bien conocido; sugieren que el principal mecanismo sería que la inhibición de la secreción ácida gástrica daría lugar a malabsorción de calcio, vitamina B12 e hipergastrinemia.