Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/12/2017
SIETES contiene 92148 citas

 
Ref. ID 101610
 
Tweet
Xia Z, Friedlander RM. Minocycline in multiple sclerosis - Compelling results but too early to tell
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
1 de junio 2017
Volumen 376 página(s) 2191-3

El cuidado de las personas con esclerosis múltiple ha evolucionado a medida que han surgido nuevos fármacos. El elevado coste de los tratamientos actuales ha estimulado el interés en la reutilización de fármacos existentes, más baratos, como nuevos tratamientos para esta enfermedad.

Un candidato atractivo es la minociclina, una tetraciclina sintética relativamente segura y barata que cruza la barrera hematoencefálica. Además de su actividad antibiótica, la minociclina tiene propiedades antiinflamatorias (inhibe la microgliosis reactiva, la producción de interleucina 1beta, la regulación de la sintasa inducible por óxido nítrico y la activación de las células T CD4+) y antiapoptóticas (impide el estrés celular). Los datos sobre el papel neuroprotector de la minociclina han surgido de un amplio abanico de modelos experimentales de daño neuronal agudo (ictus, traumatismo cerebral o medular) y de enfermedades neurodegenerativas crónicas (enfermedad de Huntington, esclerosis lateral amiotrófica y esclerosis múltiple). Dados los efectos de la minoclina, es plausible utilizar este fármaco para la inflamación patológica y la muerte celular en la esclerosis múltiple.

En dos pequeños estudios previos con minociclina en pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente se observó una reducción del número de lesiones captantes de gadolinio en la RMN. Los resultados del ensayo clínico de Metz et al. muestran que el riesgo de conversión desde un síndrome clínicamente aislado (CIS) a una esclerosis múltiple definitiva a los seis meses de la aleatorización era significativamente menor con minociclina que con placebo. Sin embargo, a los 24 meses la diferencia no era significativa, y los resultados de la RMN a los 24 meses no favorecían a la minociclina. Un análisis post hoc mostró que el riesgo de conversión a esclerosis múltiple permanecía significativamente menor con minociclina a los 12 meses. Además, la minociclina no mostró efecto significativo sobre la recaída o la discapacidad a los 6 meses ni a los 24 meses en comparación con placebo.

El ensayo tiene limitaciones, como los autores reconocen. En primer lugar, el reducido tamaño de la muestra podría explicar los resultados negativos a los 24 meses, porque el ensayo estaba diseñado para detectar resultados clínicos a los 6 meses. En segundo lugar, el período de 6 meses para la variable principal era más corto que en muchos otros ensayos con tratamientos modificadores de la enfermedad, y dada la cronicidad de la esclerosis múltiple, los hallazgos para la variable principal tienen una aplicabilidad limitada en la práctica clínica. En tercer lugar, en el grupo de minociclina había menos casos de afectación medular y menos lesiones captantes que en el grupo placebo al inicio; dos desequilibrios que podrían haber sesgado los resultados a favor de la minociclina. Finalmente, mantener el ciego de este ensayo puede haber sido difícil por los efectos adversos de la minociclina, como la erupción cutánea y la decoloración de los dientes.

En conjunto, los hallazgos de este estudio sugieren un posible efecto beneficioso de la minociclina en la esclerosis múltiple temprana, con un efecto de magnitud similar al de los tratamientos existentes. Dado el perfil de seguridad y el bajo coste de la minociclina, estos resultados (a pesar de las limitaciones) son un argumento convincente para estudios adicionales sobre el efecto de la minociclina en la esclerosis múltiple. Sin embargo, no está justificado su uso hasta que su efecto beneficioso no sea confirmado en grandes ensayos clínicos a largo plazo.


Citas relacionadas Citas relacionadas 101609